MooemClinic

Mooem clinic tratamientos Medicina estética

Tratamiento de sudoración excesiva

La transpiración o sudor es el medio natural por el cual el cuerpo regula su temperatura. La evaporación de la sustancia puede ayudar a refrescar el cuerpo. Además, el sudor es un medio por el cual el cuerpo elimina las toxinas almacenadas. Aunque es una práctica normal y saludable, la sudoración excesiva puede resultar problemática.

Hay múltiples razones para la sudoración excesiva. La realidad es que ninguna es saludable. Una sudoración incontrolable es un signo de preocupación. ¿Por qué? Puede estar influenciado por el individuo y determinadas circunstancias que conducen a su aparición. Por tanto, la evaluación de cada caso es crucial. El propósito de este post es informarte si existen tratamientos para la sudoración excesiva. Nuestro objetivo es eliminar cualquier incertidumbre que rodee este asunto.

También te puede interesar: ¿Cómo elegir la mejor clínica estética de Madrid?

¿Qué es la sudoración excesiva o hiperhidrosis?

El aumento de la transpiración corporal a menudo se denomina hiperhidrosis o sudoración excesiva. Esto, cuando ocurre en determinadas partes del cuerpo donde hay más producción de sudor.

Hasta ciertas situaciones, este aumento de la transpiración es bastante común. Lo que se debe a que las glándulas sudoríparas son hipersensibles. Es muy habitual ver un aumento de la sudoración en momentos de estrés.

Es posible que un medicamento lo esté causando. Los factores externos, como la temperatura, también pueden influir. Nos referimos a algo mucho más allá de la temperatura ambiente cuando hablamos de sudoración excesiva.

tratamiento sudoración excesiva

El hipotálamo es el encargado de regular la temperatura corporal en determinadas situaciones. Algunas zonas del cuerpo son más sensibles a los estímulos térmicos y sensoriales en la hiperhidrosis. Producen una transpiración muy elevada, bastante alejada de lo normal.

Es necesario regular el aumento brusco de temperatura con sudoración excesiva. La nuca, las axilas y las plantas de los pies son las zonas más afectadas. También se incluyen las palmas de las manos. Esta condición llega al punto de incapacitar a las personas en su vida laboral o social. La enfermedad afecta al 1% de la población. Algunas personas lo heredan de sus familiares.

¿Qué tratamientos para la sudoración excesiva existen?

Existen enrojecimiento facial patológico y sudoración excesiva que necesitan ser tratados desde una perspectiva multidisciplinar. Al tratarse de diferentes intensidades y tipos de tratamientos, tienen que ser abordados por diferentes profesionales. Este tipo de afecciones son incapacitantes a nivel laboral y social, por lo que es importante tratarlas. El paciente tiene que evitar determinadas actividades debido a la hiperhidrosis.

A continuación, se enumeran los tratamientos más comunes para tratar la sudoración excesiva:

Tratamiento farmacológico

Algunos casos de sudoración excesiva pueden tratarse con medicamentos. Esto incluye fármacos anticolinérgicos. También existen preparados curtientes y astringentes. Todos estos elementos ayudan a mantener las glándulas sudoríparas bajo control.

Es necesario aplicarlo sobre la piel seca por la noche. Los fármacos sistémicos se utilizan a menudo en el tratamiento de la hiperhidrosis. Como también el bromuro de propantelina. También se pueden utilizar Valium y tranquilizantes. Además, diltiazem, que es un bloqueador de calcio.

Toxina botulínica

Está indicado para la sudoración excesiva en manos o axilas. Esta sustancia bloquea la acción que tiene la acetilcolina sobre las glándulas ecrinas. Es posible reducir la producción excesiva de sudor con este método. Es necesario realizar una prueba previa a la ejecución de dicho procedimiento. Para conocer, qué zonas son más propensas a sudar. Gracias a esto se realiza un tratamiento más enfocado.

Cirugías y otros procedimientos

Un profesional de la medicina podría recomendar otros tratamientos, como son:

Iontoforesis

En casa, puede remojar las manos o los pies en un recipiente con agua mientras un aparato impulsa una corriente suave a través ella. Esto se conoce como Iontoforesis. La corriente obstruye las terminaciones nerviosas que producen el sudor.

El dispositivo se puede adquirir con la ayuda de una receta de su médico. Es necesario remojar las regiones afectadas durante 20 a 40 minutos. Hasta que los síntomas mejoren, recibe el tratamiento de 2 a 3 veces por semana. Una vez que veas los resultados, puedes tratarlo una vez a la semana o una vez al mes para mantener los efectos intactos. Informa a tu médico sobre cualquier efecto potencial acerca de esta técnica.

Tratamiento con microondas

Mediante este tratamiento se utiliza un dispositivo portátil llamado miraDry, que emite una energía de microondas para eliminar las glándulas sudoríparas de las axilas. Los tratamientos constan de dos sesiones de 20 a 30 minutos, programadas para tres meses. Los efectos secundarios incluyen un cambio en la textura de la piel y algo de dolor. No se conocen las consecuencias a largo plazo.

Extracción de las glándulas sudoríparas

Su médico puede sugerirte la extirpación de las glándulas sudoríparas si solo sudas excesivamente en las axilas. El proceso se puede realizar mediante curetaje, succión o una combinación de ambos.

Cirugía de los nervios

Durante este procedimiento, el cirujano extirpa una pequeña porción de los nervios de la columna que regulan la sudoración en las manos. Sudoración compulsiva, que es intensa y puede causar daño permanente a otras áreas del cuerpo. Esta cirugía, no es una alternativa para tratar la sudoración aislada en la cabeza y el cuello. Esta técnica tiene un enfoque distinto que se dirige a las palmas de las manos.

Al interrumpir las señales nerviosas sin eliminar el nervio simpático, se reduce el riesgo de sudoración compensatoria.

Debido al riesgo de efectos secundarios y complicaciones, la cirugía nerviosa generalmente solo se considera para quienes han recibido otros tratamientos pero no lograron resultados satisfactorios.

Estilo de vida y remedios caseros

Estos consejos ayudan a controlar mejor la sudoración excesiva y el mal olor que generalmente le acompaña:

·         Aplica antitranspirante: Algunos antitranspirantes (como Dyszol, Xerac AC y otros) contienen entre un 6 y un 20 % de cloruro de aluminio que bloquea temporalmente los poros a través de los cuales se expulsa el sudor. Esto reduce la transpiración que llega a la piel. Tales productos son útiles para la hiperhidrosis leve. Utilízalo para desestresar tu piel antes de ir a dormir y después de levantarte.

·          Elija calzado y calcetines que estén hechos de materiales naturales: Los zapatos de cuero natural son una excelente opción para evitar la sudoración porque permiten que el oxígeno entre a los pies. Mantén los pies secos usando calcetines deportivos que absorban la humedad durante la actividad física. Las etiquetas de los calcetines pueden ayudar a determinar cuál es el adecuado para ti, a la hora de comprarlos.

·         Mantén los pies secos: Cámbiate los calcetines o las medias, una o dos veces al día.  Cada cambio hace que tus pies se sequen. El sudor puede ser absorbido también por plantillas para zapatos y talcos para pies de venta libre. Cuando sea posible, opta por caminar sin zapatos o usar sandalias.

·         Viste con prendas apropiadas: Opte por materiales naturales como algodón, lana y seda siempre que sea posible. Estas telas permiten a la piel respirar. También, usar prendas que absorban la humedad de la piel es crucial cuando haces ejercicio con frecuencia.

Causas de la hiperhidrosis

Los motivos de la sudoración excesiva son numerosos. Los factores ambientales y emocionales suelen ser los responsables de la misma. Que estimulan enormemente el sistema nervioso simpático de la transpiración.

Hay situaciones que desencadenan descontrol emocional, además del estrés y la ansiedad, que son principales causantes de la hiperhidrosis. También pueden estar presentes factores como hablar en público, comportamiento extenuante, miedo a llamar la atención de los demás o de situaciones sociales, temor, fobias o medicación. El resultado es un aumento de la producción de sudor.

Tipos de hiperhidrosis

Existen distintos tipos de sudoración excesivas. Estos pueden desatarse según sus causas:

  • Causa desconocida: Esta es la variedad más frecuente. Se puede encontrar en las proximidades de las manos, los brazos, los pies y la cara. La afección comienza en la niñez o la adolescencia y puede afectar hasta al 0,6% y al 1% de la población. Con el tiempo, esta condición persiste hasta los 25 años. Pero eventualmente puede resolverse por sí sola. El paciente suele tener antecedentes.
  • Causa identificada o patológica: Potencialmente podría presentarse por enfermedades contagiosas específicas, como la fiebre de Malta.  Además, tumores, trastornos neurológicos y dolencias comunes. Como intoxicación por alcohol, diabetes y mellitus. Los antidepresivos pueden provocar una reacción adversa a ciertos medicamentos.

Otra forma de clasificar los tipos de sudoración excesiva, es según su localización:

  • Localizadas: tal como lo indica su nombre, pueden alteras áreas específicas, como pueden ser los pies, las manos, las axilas o la nuca.
  • Generales: esta clase de hiperhidrosis es aquella que genera la hiperproducción de sudor en todas las áreas del cuerpo.

La sudoración excesiva puede manifestarse en diferentes zonas del cuerpo. Sin embargo, puede también presentarse de manera generalizada. Este no es exclusivamente un problema estético. También representa un inconveniente en el bienestar propio. La autoestima y confianza se ven afectadas pues, quienes sufren esta enfermedad, tienden a evitar salidas o reuniones sociales y laborales. Debido a que el sudor es tanto, que puede incluso ser incapacitante.

No dudes en consultar a un especialista si sospechas que puedes estar padeciendo este problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio