MooemClinic

Mooem clinic tratamientos Medicina estética

Cirugía plástica, estética y reparadora

La gente siempre está buscando cambios. Entre ellos, algunos retoques físicos para realzar la apariencia. Pero no siempre es una necesidad estética. Estos cambios pueden ser necesarios cuando hay un problema congénito o un accidente. Una intervención quirúrgica es necesaria para todo tipo de cambios. En este artículo, discutiremos la cirugía plástica junto con los procedimientos estéticos y reconstructivos. Se cree ampliamente que son idénticos, pero no es así.

Sigue leyendo para descubrir sus características únicas. Crear cualquier modificación que mejore la seguridad del paciente. Además de las mejoras cosméticas, existen cirugías que se realizan en este campo para mejorar la salud general. Así, existen diferentes tipos de cirugía plástica, cirugías estéticas y cirugía reconstructiva. Involucrémonos más en el tema de la cirugía plástica, estética y reparadora.

Puede ser de tu interés: Mejores tratamientos para contorno de ojos

¿De qué tratan la cirugía plástica, estética y reparadora?

A continuación, describiremos las diferentes especialidades quirúrgicas y sus ventajas. Al leer este artículo, podrás comprender las distinciones y determinar qué cirugía necesitas si requieres algún cambio.

Cirugía plástica

Una técnica quirúrgica que se centra en mejorar y rectificar anomalías es la cirugía plástica. Los tipos de problemas que pueden resolverse son congénitos, evolutivos, tumorales o adquiridos. Corregir estas malformaciones puede mejorar la forma corporal y la función del área afectada. Este tipo de cirugía generalmente requiere la extracción de secciones de tejido del propio cuerpo del paciente.

La función, el movimiento y el soporte mejorados se encuentran entre los beneficios del uso de implantes biocompatibles. Asimismo, se pueden emplear distintos métodos o incluso se pueden utilizar unidades de tejido enteras en determinadas ocasiones. Estos se extraen de un área específica del cuerpo donante. Es un procedimiento diseñado para que aquellas personas con un accidente o problema congénito se vuelvan más normales y móviles. Obtener el restablecimiento total o parcial de la función de aquel órgano donde radique el problema.

Se emplea para modificar la apariencia en quienes no están satisfechos con determinadas áreas de su físico. Es cierto que la cirugía plástica tiene otras dos ramas. La operación se centra en la estética y la cirugía reconstructiva. La cirugía plástica, estética y reconstructiva son distintas entre sí. ¿Por qué? Los dos tipos restantes de cirugía, la cirugía plástica y los procedimientos quirúrgicos, se encargan de brindar distintos tratamientos y resultados.

Ventajas de la cirugía plástica

La cirugía plástica no sólo mejora la parte física, sino que también aumenta la confianza y aborda problemas de salud. Las ventajas de esto son:

·         Abordar las preocupaciones estéticas: este procedimiento quirúrgico puede mejorar la apariencia de las personas.

·         Gestionar el malestar y los complejos que puedan experimentar por su insatisfacción con determinadas partes del cuerpo.

·         La cirugía plástica puede ayudar a aliviar problemas relacionados con la salud, como defectos de nacimiento y cicatrices causadas por accidentes.

·         Mejorar múltiples factores contribuyen a los problemas de movilidad.

·         Reemplazo de partes del cuerpo dañadas: esta cirugía puede ayudar a recuperar los esternones caídos y retirar el exceso de piel después de una reducción sustancial de peso.

·         Reconstruir partes del cuerpo y eliminar distintas clases de marcas en la piel. Intentando conceder al paciente una nueva imagen.

Cirugía estética

Es una rama de la cirugía plástica llamada cirugía estética. Una práctica médico-quirúrgica que restaura, mantiene y mejora la salud. Ayudando al paciente con su bienestar. Efectuando cambios en partes de su cuerpo que no le gustaban. Por medio de intervenciones quirúrgicas que mejoran la apariencia.

Las técnicas de cirugía mayor no se utilizan con frecuencia en cirugía estética. No siempre se requiere anestesia general. Hay algunos tratamientos que no requieren cirugía. Se aplica toxina botulínica, ácido hialurónico, mesoterapia facial, peeling químico, etc.

El paciente decide si quiere realizar la cirugía o no. Cambiar la parte del cuerpo que deseas modificar no afecta tu salud. Para realizar un cambio en una zona donde el paciente se siente incómodo se realiza este procedimiento.

Ventajas de la cirugía estética

Hay beneficios al someterse a una cirugía estética.

·         Los pacientes que buscan cirugía estética se sienten inconformes con esa parte del cuerpo que deciden cambiar. Se sienten mejor y su autoestima aumenta cuando realizan este tipo de operaciones.

·         Las cirugías que realizan cambios permanentes sólo se realizan una vez. El paciente no tiene que acudir a mantenimiento periódico.

·         Los avances médicos permiten cirugías más simples y menos intrusivas.

·         Una vez completada la curación de la cirugía, no es necesario aplicar muchas sesiones para ver el cambio.

Cirugía reparadora

Entre los diversos tipos de cirugía plástica se encuentra la cirugía reparadora. Se conoce como esta a la cirugía que implica la reparación o reconstrucción de una parte del cuerpo dañada debido a un accidente u otra causa. Con él se ocultan o erradican las malformaciones congénitas. El proceso consiste en transferir tejidos de una zona sana a la parte que presenta un problema, mediante trasplantes de tejido y colgajos.

Ventajas de la cirugía reparadora

Los beneficios de salud para los pacientes incluyen:

·         Ayudar a sanar, cubrir o reparar áreas del cuerpo que tienen cicatrices o no son móviles

·         Mejora el funcionamiento psicológico: La persona experimenta una sensación de bienestar al mejorar o eliminar la malformación.

·         La confianza en sí mismo se recupera y el estado emocional experimenta una transformación positiva

·         Permite el desarrollo social mejorando su autopercepción.

·         Ayuda a comunicarse con mayor facilidad

Consejos previos a una cirugía, estética o reparadora

La experiencia de pasar por una cirugía no es del todo placentera, como bien sabemos. Por lo tanto, proporcionamos una lista de consejos que te ayudarán a afrontar la cirugía plástica sin excesiva preocupación o nerviosismo. Sigue estas instrucciones para liberar el estrés habitual y afrontar la situación con poder tanto físico como mental.

Consulta previa

Antes de la consulta

Es importante considerar estas recomendaciones, si tienes un fuerte deseo de realizarte la operación. Además de preguntar sobre la cirugía, sugerimos armar una lista de beneficios e inconvenientes. A la hora de decidirse por un médico, es importante confirmar su certificación como cirujano autorizado. Especialmente en el área de la cirugía plástica que puede resultar muy costosa.

La asistencia es necesaria. Lo recomendado es que otro adulto te acompañe al consultorio del médico y, si es posible, evitar llevar niños.

Mantén un enfoque formal manteniendo su teléfono celular en silencio y llegando puntualmente. En caso de que la cirugía sea del tipo facial, no utilizar aretes o piercings. Además, para fines físicos, utiliza ropa cómoda.

Honestidad con tu historial médico

El cirujano plástico escuchará tus deseos y te brindará información sobre el procedimiento durante esta consulta inicial. Además, examinará tu caso y te sugerirá formas de mejorar.

La siguiente sección comprenderá preguntas sobre el historial médico y otras enfermedades o alergias. Se deben identificar todos los problemas de salud, incluida la retención de líquidos y las cirugías previas. Esto es extremadamente importante.

También se deben tener en cuenta dolencias anteriores como la diabetes o el asma. Los pacientes suelen engañar a los doctores sobre sus hábitos de salud. Para determinar si tienes alcohol o drogas en tu sistema, indica la cantidad de cigarrillos que fumas al día.

Sométete a exámenes preoperatorios

Previo a la cirugía, el médico y su equipo de especialistas recomendarán una serie de pruebas y evaluaciones.

El médico podrá brindarle información vital sobre su salud a través de estos exámenes. Que pueden ayudar a reducir el riesgo de posibles efectos adversos durante la cirugía. Entre las pruebas que se pueden solicitar se encuentran el hemograma, la prueba de coagulación y la prueba de VIH.

Sin embargo, dependiendo de la intervención, se podrán realizar otras pruebas incluyendo rinomanometría para rinoplastia y mamografía para cirugía de mama.

Preparación para la cirugía

Antes de la intervención

Para poder realizarse la operación es necesario seguir una serie de instrucciones básicas que se deben mantener en cuestión de días e incluso durante semanas.

Las instrucciones personales suelen definirse, según la situación específica de cada paciente. Ten en cuenta que cualquier consulta de última hora es bienvenida para evitar nervios y posibles preguntas durante el procedimiento. Además, se te informará cuándo y dónde se realizará la intervención, así como si es necesario adquirir alguna prenda o complemento para los cuidados postoperatorios.

Asegúrate de empacar todos los documentos, ropa y otros artículos en tu equipaje antes de acostarte. Se aconseja jabón antiséptico y crema hidratante para llevar a la clínica.

Evita comidas pesadas y medicamentos que contengan salicilatos, incluida la aspirina. Es decisivo y lógicamente necesario un periodo de 6 semanas antes de la operación para dejar de fumar y abstenerse de consumir alcohol y drogas.

Durante la cirugía

Comunícate con tu médico tan pronto como llegues a la clínica. Esto aumentará la tranquilidad y te proporcionará una sensación de comodidad.

Mantén tu vestimenta cómoda y fácil de quitar y poner. Evita ponerte nervioso por llegar tarde o perderse en el caos de los cambios de última hora y comienza tu viaje temprano.

Evita usar lociones corporales el mismo día. Asegúrate de sentirte cómodo con tu decisión durante la operación. Si tienes demasiado miedo, pregúntale al equipo de acompañamiento cómo tranquilizarte. Ellos te ayudarán a recuperarte. Mantener una mentalidad positiva es crucial.

Después de la intervención

Después de la operación, comienza la recuperación.

Probablemente la parte más exigente del proceso, tanto física como mentalmente. Los próximos días traerán consigo una pérdida de fuerzas. Y la posibilidad de que el dolor impida progresar o realizar las actividades diarias. Asegúrate de que una persona de confianza esté allí para cuidar de ti.

Descansa constantemente y mantente tranquilo mientras come alimentos saludables y evita conductas nocivas como el consumo de alcohol y tabaco. Utiliza cualquier analgésico y medicamento que te haya recetado el cirujano. Podrás conseguir una evolución satisfactoria sin miedo a infecciones ni dolores innecesarios.

En caso de descubrir crecimientos anormales como bultos o manchas, busca atención médica inmediata. Aunque no es un asunto grave, siempre se recomienda hacerse pruebas especializadas. Las evaluaciones periódicas ayudarán a mantenerte informado de tu avance y los resultados obtenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio